Jugo de manzana y durazno para tratar la ciática

La inflamación del nervio ciático o ciática es una afección muy frecuente, tanto en hombres como en mujeres entre los 30 y 50 años de edad. El nervio se inicia en la porción terminal de la médula espinal y se dirige hacia los músculos de los glúteos, piernas y pies. Una vez se irrita por un sobreesfuerzo o traumatismo causa en el paciente un intenso dolor en la parte baja de la espalda que, de hecho, suele extenderse hacia una de las piernas. También puede venir acompañado con una sensibilidad de la piel que inerva al nervio ciático y a su vez ocasiona una molesta sensación de hormigueo. Cuando no se le brinda algún tratamiento es común que conlleve a padecer episodios de debilidad muscular y disminución en los reflejos musculares.

Por fortuna, existen varias alternativas naturales que contribuyen a disminuirlo para evitar que avance a otro grado de gravedad. Este es el caso de este delicioso jugo medicinal de manzana, kiwi, hojas de mostaza y durazno cuyos efectos antiinflamatorios calman el dolor y apoyan su recuperación. Contiene cantidades importantes de vitaminas, minerales y fibra que desinflaman el nervio mientras mejoran otras funciones del cuerpo.

Ingredientes:

  • 2 manzanas.
  • 1 kiwi.
  • 2 tazas de hojas de mostaza.
  • 2 ramas de apio.
  • 1 durazno.
  • 1 vaso de agua.

Preparación:

  1. Trozar las manzanas, el kiwi y el durazno.
  2. Licuar incorporando el apio y las hojas de mostaza.
  3. Añadir el vaso de agua y procesar por unos instantes.
  4. Servir de inmediato y disfrutar.

¿Cuándo tomarlo?

Esta bebida se debe consumir en forma regular para permitir que ayude en el tratamiento de la ciática. Se recomienda que su consumo sea en ayunas, y además, que se tome preferentemente dos veces al día, siendo recomendada la otra toma unas tres horas antes de ir a dormir. Asimismo, es muy importante consumir este jugo de la forma más regular posible.